Fulvio Milano fue maestro, escritor, editor, poeta y mi abuelo. 
Pasó sus primeros y últimos años de vida en la misma casa, en un pueblo a orillas del Río Salado en Buenos Aires, Argentina.

Fulvio me llamaba Maripolín. A través de símbolos ocultos y juegos me enseñó a ver la belleza de la vida cotidiana, la magia de lo simple, el poder de la creatividad. 

Este trabajo cuenta a través de cartas, postales, y principalmente fotografías, el vínculo que construimos a lo largo de muchos años.

Fue editado en forma de libro, en 16 clases de la clínica de obra Proyecto La Faena a cargo de Mariana Maggio, en 2017. 

Visual Portfolio, Posts & Image Gallery for WordPress